News (handpicked)

La Haya reprueba a EE UU por ejecutar a un reo mexicano

El tribunal de la ONU pide revisar otras 50 sentencias. El caso Avena acabó ayer su recorrido ante la justicia internacional con un fallo que contentó a medias a ambas partes en litigio, México y Estados Unidos, pero sin resolver, por ahora, la situación de los 50 presos mexicanos condenados a muerte en Tejas, California y Oklahoma.Por un lado, el Tribunal Internacional de Justicia (TIJ), máximo órgano jurídico de la ONU, reprobó a las autoridades estadounidenses por haber ejecutado a José Ernesto Medellín sin revisar su condena tras un juicio irregular. Los propios jueces así lo habían exigido en 2008, al constatar que ni él, ni el resto de sus compatriotas detenidos, recibieron asistencia consular de su país. Dicho apoyo es un derecho previsto en la Convención de Viena de 1963, firmada por ambos países. De otra parte, y aunque el TIJ desestimó al final la petición de México de que EE UU expusiera las medidas concretas con las que repasaría las condenas, el Gobierno de Washington sí fue conminado a revisar los casos lo antes posible. Esta orden es vinculante y sin posibilidad de apelación.

Críticas unánimes

"El Tribunal considera que Estados Unidos ha vulnerado su obligación [de no ajusticiar] a José Ernesto Medellín Rojas después de haberle sido ordenado que paralizara el caso en julio de 2008", dice el fallo. Los jueces mostraron de forma unánime su crítica al hecho de que no fuera repasada a tiempo la situación del reo mexicano. Para Joel Hernández, consejero legal de México, éste fue uno de los apartados esenciales del fallo del TIJ. "Se ha hecho un análisis legal meticuloso y estamos satisfechos. Ha quedado claro que las decisiones de este Tribunal son vinculantes y Estados Unidos debe revisar las sentencias. Nosotros queríamos que ofreciera resultados concretos al hacerlo. Que aclarase los medios que aplicaría para repasarlas. No se ha aceptado nuestra postura, pero los jueces han subrayado que lo que dicen debe cumplirse", dijo en La Haya, sede del Tribunal.

Para su colega del equipo contrario, John Bellinger, la decisión resultó igualmente grata. No sólo demostró que Estados Unidos aceptaba la sentencia original del caso, dictada en 2004, y que ya pedía la revisión de los casos. También evidenciaba "su convencimiento de que haría lo posible por aplicarla en todo su territorio". El mayor escollo para lograrlo es el carácter federal de Estados Unidos, que faculta a los distintos Estados a anteponer su legislación a los dictámenes de la justicia internacional. "Después de que Tejas ejecutara a Medellín, la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, escribió una carta señalando la necesidad de tener en cuenta lo decidido por el TIJ en el caso Avena", añadió Bellinger.

México reconoce que los delitos cometidos por sus 50 nacionales en suelo vecino han sido probados, pero reitera que la falta de apoyo consular al ser detenidos resultó esencial para decidir su suerte. Al final, aunque no se depositara la resolución del caso en manos del nuevo presidente Barack Obama, sí quedó clara, por ambas partes, la esperanza de que el Gobierno entrante pueda darle el impulso necesario.

Isabel Ferrer

bout  |  Contact

Copyright © 2014. All Rights Reserved.