News (handpicked)

La ONU evacúa a personal humanitario de Congo ante el avance de la guerrilla tutsi

REUTERS-Goma

Los rebeldes de Laurent Nkunda, que se oponen al presidente Kabila, ganan terreno por el este. El avance de los rebeldes tutsis en el este de la República Democrática del Congo ha forzado a los cascos azules de la ONU a evacuar al personal humanitario -unas 50 personas- presente en la localidad de Rutshuru, a unos 100 kilómetros al norte de Goma, la capital de la provincia de Kivu Norte. La situación en el país se deteriora por momentos ante el avance de la guerrilla comandada por el militar congoleño tutsi Laurent Nkunda, que lucha contra el presidente Joseph Kabila.

Los rebeldes de Nkunda se han situado a apenas 10 kilómetros de Rutshuru, por lo que la agencia de la ONU que coordina la ayuda humanitaria, la OCHA, ha decidido evacuar al personal de la ciudad. "El convoy está siendo preparado, aún no ha salido, pero lo hará hoy", ha explicado un portavoz de la OCHA, que cifra en unas 50 personas el contingente que será evacuado.

Radio Okapi, una emisora patrocinada por Naciones Unidas, ha informado de duros combates cerca de Kibimba, a unos 20 kilómetros de Goma. Los rebeldes afirman haber desalojado a los soldados congoleños de sus posiciones. Tanto esta localidad como Rutshuru albergan a decenas de miles de refugiados desde que, hace cerca de dos años, se avivaran los conflictos en una de las regiones más castigadas por la violencia del planeta.

"La ciudad es presa del pánico, hay combates ya a cinco kilómetros", ha declarado a Reuters Dominique Bofondo, administrador local de Rutshuru. Los rebeldes de Nkunda lanzaron una gran ofensiva el domingo y llegaron a 20 kilómetros de Goma. Destruyeron dos blindados de la ONU y forzaron a miles de personas a huir. Los desplazados se quejan de que los cascos azules de la misión de la ONU en Congo (MONUC, 15.000 efectivos) no son capaces de frenar a los rebeldes.

El ex general Nkunda se atrincheró en 2004 en la provincia de Kivu Norte con unos 8.000 soldados con la excusa de defender a la minoría tutsi de la provincia. Desde allí lanzó el desafío al Gobierno de Joseph Kabila, hijo del célebre líder rebelde Laurent Kabila. El presidente trató de controlar la revuelta con el envío de 20.000 soldados. Al ya de por sí explosivo cóctel se añade que la provincia de Kivu Norte es fronteriza con Ruanda, cuya población es mayoritariamente tutsi, pero que cuenta con una guerrilla hutu, la etnia que perpetró en 1994 el genocidio de 800.000 tutsis. La frontera dista bastante de ser segura, por lo que Ruanda acusa a Kabila de apoyar a los hutus contra la guerrilla de Nkunda y el Gobierno del Congo acusa al de Ruanda de apoyar al ex general rebelde.

El caso es que los fuegos cruzados entre etnias y guerrillas han causado decenas de miles de desplazados y refugiados en los últimos meses. El conflicto entre el Gobierno de Kabila y la guerrilla de Nkunda se reavivó en agosto, cuando saltó por los aires el alto el fuego que habían alcanzado en enero. Desde entonces, más de 100.000 civiles han tenido que abandonar sus hogares.

 

bout  |  Contact

Copyright © 2014. All Rights Reserved.